Telemedicina: 5 buenas prácticas para compartir con pacientes

Consultas online

Con una creciente demanda desde el mes de marzo,  y surgiendo como una respuesta a la pandemia del Covid-19, la Telemedicina ha generado muchas dudas y ha estimulado la adquisición de nuevos aprendizajes tanto en profesionales de la salud como en pacientes.

Ya que se trata de una práctica que para muchos sigue siendo novedosa, traemos en este artículo, algunas buenas prácticas para orientar las atenciones online y garantizar el éxito de las mismas. Para eso, oímos las experiencias de algunos especialistas que atienden vía telemedicina, además de buscar referencias internacionales en países donde las consultas online ya eran una realidad antes de la pandemia, como es el caso de Inglaterra, con NHS.  

5 buenas prácticas para las consultas online

1| Instruya previamente cómo se debe conectar el paciente.

Una vez que la consulta sea agendada, envíe el link para la sala virtual donde usted y su paciente realizarán la videoconsulta, o informe la aplicación que utilizará. Esta instrucción previa es muy importante para que el paciente se prepare y no se atrase. 

Otra sugerencia importante, es orientar a su paciente a que piense en un sitio tranquilo para conectarse el día de la consulta. 

 

2| Solicite o acepte el término de consentimiento.


El término de consentimiento no es obligatorio para las consultas por telemedicina, sin embargo, este es altamente recomendable. Este documento asegura que el paciente esté informado sobre las determinaciones de las teleconsultas, además de mostrar cómo será manipulada la información generada durante el atendimiento. 

Lo ideal es que el término sea enviado al e-mail del paciente y que este responda aceptándolo. En caso de que la consulta sea marcada a través de Doctoralia, el término será solicitado automáticamente. 

3| Eduque al paciente para que cree una guía.

Paciente

Educar al paciente contribuye para la entrevista clínica. Por eso, una vez que la consulta sea marcada, pídale que anote todas sus dudas, síntomas y preguntas de manera anticipada, para que no olvide nada durante la videollamada. 

Este procedimiento hará que su contacto con el paciente sea más objetivo y productivo. Si lo prefiere, usted mismo puede enviar algunas preguntas que considere importante y pedirle al paciente que la responda online. En caso de que se trate de un paciente frecuente, lo ideal es tener a la mano todos sus datos en una ficha clínica electrónica, para acceder al historial médico y que a su vez pueda completarlo con nueva información. 

4| Recordatorio minutos antes  

Uno de los principales beneficios de las consultas online es, sin duda, la posibilidad de ahorrarle tiempo a sus pacientes, ya que estos no necesitan trasladarse hasta el consultorio. Una gran ventaja para sobrellevar los tiempos que vivimos. 

De igual forma, sería muy amable de su parte enviar un recordatorio a sus pacientes algunos minutos antes de que comience la consulta. Eso no solo le ayudará a evitar las inasistencias (que también pueden ocurrir en Internet), sino que también le servirá para que se preparen debidamente antes de la videollamada. 

Es posible usar softwares que realicen el envío automático de esos recordatorios directamente al teléfono celular del paciente, e incluso puede enviarlos manualmente. Por eso, no deje de solicitar el número telefónico de los pacientes al momento del registro. 

5| Cobranza de las consultas. 

La definición del valor cobrado por la teleconsulta y la forma de pago quedan totalmente al criterio del especialista. 

Idealmente, la cobranza debe ser realizada previamente a la consulta. Por eso, al momento de agendar,  recuerde informar el valor, la política de reembolso, el método de pago y los convenios que atiende. 

Evidentemente, la Telemedicina no substituirá totalmente a la consulta presencial y el contacto humano, de hecho, muchos especialistas orientan durante la teleconsulta a que el paciente acuda a urgencias cuando consideran necesario una evaluación física o examen complementario. 

Sin embargo, esta modalidad es una herramienta importante, ya que genera una mayor accesibilidad a especialistas de la salud, durante el período de distanciamiento social y ayuda a que los profesionales gerencien de mejor manera la carga de trabajo y el acompañamiento de pacientes regulares.


Más: especialistas que adoptaron la Telemedicina durante la pandemia da Covid-19 hablan sobre sus experiencias.